lunes, diciembre 6, 2021
InicioPlanesquimontañaVallter 2000, huyendo de la masificación

Vallter 2000, huyendo de la masificación

Vallter 2000, huyendo de la masificación.

Vallter 2000, inaugurada en 1975, es una estación ubicada en Setcases, en la comarca del Ripollès. Ubicada en pleno circo glaciar de Morens-Ulldeter, recibe su nombre de su cota más baja, 2.000 metros, y está rodeada de cumbres que superan los 2.800. Es conocida porque es un centro invernal poco masificado que, sin embargo, no tiene nada que envidiar en cuanto a servicios y calidad a sus hermanos mayores.

Vallter 2000, una estación pequeña desde la que se puede ver el mar

Aunque es una estación pequeña, Vallter 2000 cuenta con el privilegio de que, desde su cota más alta (2.535 metros), se puede contemplar el Mediterráneo. Su ubicación en el corazón del parque natural las cabeceras del Ter y del Frese y la disposición de sus pistas la convierten en el escenario ideal para la práctica tanto de esquí alpino como de esquí de montaña.

Vallter 2000 cuenta con 20 kilómetros esquiables y 13 pistas de esquí alpino (3 verdes, 4 azules y 6 rojas). Dispone, además, con pista de trineos, pista de raquetas y esquí de montaña, parque de nieve y tres zonas para la freeride. Bares, restaurantes, alquiler de material y escuela de esquí y snow se suman a la oferta de esta estación dirigida, especialmente, al público familiar. Además, existe una amplia oferta de alojamientos que cubren un gran abanico de preferencias, con distintas posibilidades en función de las necesidades de cada uno. Y con promociones especiales para la próxima temporada.

Setcases y Camprodón, en la agenda para el aprèski

Los cercanos pueblos de Setcases y Camprodón completan los servicios de las zonas en pistas o a pie de pistas en Vallter 2000. Con un completo programa de actividades, los municipios más cercanos cuentan con todo lo necesario para disfrutar de un aprèski diferente y de calidad.

Estos dos pueblos conforman, junto a Llanars, Molló, Sant Pau de Segúries y Vilallonga de Ter, la Vall de Camprodon. La arquitectura pirenaica más auténtica se puede contemplar aún en estos pueblos, donde en cada rincón se respira historia y naturaleza.

Con una fuerte tradición ganadera y agrícola, su gastronomía pasa por la cocina tradicional y de mercado. Merece especial mención la carne de potro de la Comarca del Ripollés, característica del valle.

Dejar respuesta

Por favor dejar tu comentario!
Por favor coloca tu nombre

spot_img

Más Populares.

Comentarios recientes.