lunes, septiembre 26, 2022

Nuevas experiencias

 

 

Estoy en la terraza, desde donde puedo ver decenas de bañistas esquivando olas y respirar el aroma del Océano Atlántico bañando las costas de Cádiz y me vienen a la mente recuerdos de este invierno, de las cumbres de Sierra Nevada y lo que las echo de menos.

Quería probar el surf este año y me he dado cuenta de que la principal diferencia con el esquí es que cuando te caes, además del fastidio, tragas agua. De hecho gracias a mi creo que ha bajado la marea.

Ahora en serio, para los que lo queráis probar, el surf no es un paseito, ¡ni mucho menos! No es tan cansado como el esquí, que creo que exige muchísima resistencia física y aguante, pero tampoco se queda corto.

Tengo ya las rodillas y yemas de los dedos despellejadas, la cara quemada y agujetas hasta en las pestañas (¡si es que hay que moverse más!) sin embargo este agotamiento, como ya sabéis, es muy gratificante. En cuanto eres capaz de levantarte en la tabla te das cuenta de la fuerza del mar, de la capacidad de previsión que tienes que tener, de lo importante que es observar la ola, entenderla, adaptarte y reconducirte con ella.

Aprovechas además los beneficios que supone para la salud el mar, el sol y el viento.

Y no quiero sonar romántica pero no hay nada como ver la puesta de sol de las playas gaditanas sentada en una tabla en el mar.

No os puedo decir mucho más del surf porque no soy ninguna experta, pero a todos los incondicionales del esquí como yo os aconsejo que mientras no nieve, aprovechéis este verano ¡y lo probéis!

Además es muy divertido ¡y bastante baratito con los planes de Plansurf!

Aprovechar, que además os ponéis morenitos, ¡un besazo!

 

Blanca Díaz Vila

Dejar respuesta

Por favor dejar tu comentario!
Por favor coloca tu nombre

spot_img

Más Populares.

Comentarios recientes.